David de la Cruz

Entrevista en El Pedal de Frodo a David de la Cruz.


LOS MALOS MOMENTOS ESTÁN  PARA APRECIAR AUN MÁS LOS BUENOS

Recibimos a DAVID DE LA CRUZ, joven corredor catalán del Caja Rural que disputa su 2ª temporada como profesional. Con cara de niño pillo ya ha dejado destellos de su calidad, innata ya que tan solo lleva desde el 2008 dando pedales, en varias carreras. Han sido un par de años marcados por las lesiones, pero David confía en remontar el vuelo desde ya mismo y demostrar, teniendo continuidad, todo lo que lleva en sus piernas.

Hola David, ¿en qué “estado” se encuentra tu temporada?

 Pués mira… ya casi en la recta final en lo que se refiere al equipo, ya que el hecho de que no hayamos sido invitados a la Vuelta a España ha trastocado mucho el tema de calendario. En mi caso, por ejemplo, sólo me queda por correr la Vuelta a Portugal. Espero que el año que viene se valore un poco más a este equipo y tengamos el calendario que nos merecemos.

 ¿Está completamente recuperado ese tobillo fracturado en la Toscana?

 Sí, ahora el tobillo ya está curado. Fue duro porque me pasó en un momento en el que tenía un buen estado de forma y me pasé todo mayo parado, pero por suerte eso ya está más que solucionado.



Quitando ese mal momento David, ¿cómo te estás encontrando este año?

 La verdad que está siendo un año hasta ahora de bastante mala suerte, y en la que he pasado miserias. En la Volta a Catalunya una úlcera en el ojo, luego en la Toscana la fractura de tobillo, y ahora he pasado un virus similar a la mononucleosis que me ha dejado muy tocado durante semanas… pero bueno, los malos momentos están para apreciar aun más los buenos.

¿Has notado al menos diferencia con el David de la temporada pasada?

 Sí, la verdad es que si. Noto que he mejorado pero, como te decía, la mala suerte no me ha sido esquiva y no he tenido la continuidad necesaria para demostrarlo. Aver si en lo que resta la temporada ya no se tuerce nada y puedo sacar lo mejor de mí.

En Catalunya tuviste la oportunidad de correr una prueba Pro-Tour en casa, imagino que algo soñado por ti. ¿Qué se siente en esos momentos?

 Ufff, una ilusión terrible correr en una prueba de importancia como la Volta y además siendo la carrera de casa… Fue algo muy bonito, marcada tambien por un poco de mala fortuna, pero igualmente fueron días inolvidables.

 Aunque tuviste que retiraste por lo del ojo… ¿cómo fue tu día a día hasta ese momento?

 Bien, según lo previsto. El primer día haciendo el trabajo que mandó el equipo y el segundo cogiendo la escapada. En el tercero ya fue cuando me salió la ulcera en la cornea y durante la etapa tuve que bajarme… me quedará el gusanillo de no haber podido continuar, como mínimo para saber si hubiese podido disputar el maillot de la montaña ya que cuando me retiré iba segundo en dicha clasificación.

Y de la Toscana te volviste con un tercer puesto, ¿eh?

 Sí, la verdad que en la Toscana ha sido en la carrera que más fuerte me he visto. Sin duda alguna el golpe de pedal que tenía esos días no lo había tenido nunca antes, es más, si no hubiese sido por la caída del primer día en la que picaron tiempo tal vez habría podido ganarla… pero ese día me picaron 27 segundos, que fue lo que me separó al final de la vuelta del primer puesto.

 Aunque bueno, me quedo con el magnifico trabajo de la selección y lo bien que se comportaron todos. Y sobre todo con esas sensaciones, creo que encontrándome como me encontraba allí puedo estar delante en las carreras de ese nivel.

 El seleccionador confía en ti, ¿crees que estarás de nuevo en el Tour del Porvenir o en el Mundial?

 Bueno, eso ya se verá, aunque por supuesto que me encantaría estar en el Tour del Porvenir, es una carrera importantísima y yo la estoy preparando como si fuese a correrla. Además después del pódium en la Toscana, que es una carrera del mismo nivel que el Porvenir, me hace mas ilusión incluso. Y si ya contamos que después de Portugal no hay mas calendario pues… ¡¡sería genial!

 ¿Cuáles son entonces tus objetivos en lo que queda de temporada?

 Sobre todo encontrar las buenas sensaciones y hacerlo bien en todo lo que me quede por correr. Me encantaría ganarme una plaza para el Tour del Porvenir y para el Europeo élite de pista… ¡ya que yo entreno para ello!

 Desafortunadamente la Vuelta a España no os ha concedido una plaza… ¿otra vez será?

 Eso esperamos. Como te decía al principio de la entrevista que un equipo como el Caja Rural se quede sin esa invitación es un palo duro, para el sponsor, corredores, auxiliares y seguidores de este equipo; aunque tenemos la esperanza de ver el próximo año el maillot de la espiga en la salida de la Vuelta 2012.

Pasemos a tu “historia”, un poco diferente a la de los demás ya que llegas rebotado del atletismo. ¿Cómo fue David?

 Pues yo hacía atletismo después de tontear con varios deportes, pero en el 2007 pasé muchas lesiones y me recomendaron hacer espining, que a mi no me convencía así que decidí comprarme una bici para sustituir los entrenos a píe. Aunque la verdad es que sólo la utilizaba para ir al trabajo, pero un día por cosas de la vida acabé en una tienda y por una cosa o por otra me convencieron para competir en bici… y así fue, con 18 años dejé de hacer atletismo para pasar a dar pedales.

 Y lo que a otros les cuesta una eternidad, llegar a profesionales, tu lo consigues en un par de años. ¿Cualidades, casualidades, suerte…?

 Creo que mucha suerte, alguna que otra casualidad y cualidades jeje. Aunque si es cierto que todo fue rápido, en 2008 apenas conocía este deporte y en 2010 ya corría en profesionales. Pero reconozco que pasé sin saber muchas cosas que debería de haber sabido, por eso me ha tocado aprender a marchas forzadas. Igualmente me siento afortunado por ganarme la vida con esto y por disfrutar de una oportunidad como la que tengo. Yo siempre lo he dicho, hay mucha gente buena que se ha quedado por el camino y por eso he de valorar aun más mi situación.

 El día de tu debut, ¿qué recuerdas de aquella jornada?

 Muy especial, fue en la vuelta a Andalucía y me resultaba difícil creer que estuviese allí… era especial verte al lado de corredores como Freire, Ventoso y otros tantos con una calidad indiscutible. La verdad es que fue algo bonito y especial que jamás olvidaré.

 ¿Cómo te definirías como corredor?

 Pues un corredor completo aunque donde mejor me defiendo es en la montaña, pero por mi físico tampoco voy mal en el llano y creo que en las contrarreloj me puedo llegar a defender bien.

¿Cuáles son tus metas, cuáles son tus sueños?

 Mi principal meta es ver lo que puedo llegar a dar de mí y cual puede ser mi máximo rendimiento, me encantaría seguir formándome como corredor para llegar a una gran escuadra y allí ver que es a lo que de verdad puedo aspirar.

 Un referente para ti creo que es Purito Rodríguez, ¿qué es lo que intentas aprender de él cuando entrenas a su lado?

 Sobre todo intento que se me pegue su profesionalidad, es un crak de los píes a la cabeza y un currante nato. A mí lo que mas me llama la atención es lo humilde que llega a ser para la estrella deportiva que es.

 Y en Caja Rural tienes otro muy buen maestro, el gran Iñigo Cuesta…

Iñigo es un grande, me gusta. Al principio cuando le conoces parace muy serio, pero luego ves que según se va soltando te hace pasar buenos momentos, eso sin contar la de consejos que te puede llegar a dar. Para un equipo como el nuestro es importantísimo tener corredores de este tipo, te da una confianza y una tranquilidad que en carrera se agradece, sin duda para mí ha sido una suerte compartir equipo con él.

Para acabar, ¿qué te ha parecido este Tour de Francia recién finalizado?

 Pues muy interesante la parte final, lástima que haya estado marcado por tantas caídas y desgracias, pero ha sido apasionante y sin duda me quedo con la última semana. Respecto al pódium se echa de menos a Contador aunque tambien me alegra que alguien como Cadel haya ganado, ves que con esfuerzo y dedicación se pueden conseguir muchas cosas, estoy seguro que mucha gente no lo veía como un claro favorito a la victoria final, pero el tío lo ha conseguido. Alguien que poseé un Mundial y un Tour en su palmarés se merece el respeto de todo el mundo, y sin duda el mío lo tiene.