Gari Bravo

Entrevista de Benito Urraburu en Diario Vasco al ciclista del Caja Rural, Garikoitz Bravo
 
Bravo se trajo el maillot que buscaba

Vencedor de la montaña en el Tour del Porvenir, el corredor de Caja Rural sigue creciendo. «Quería ganar algo para dedicárselo a mi tío, que tuvo un accidente cuando volvía de verme en Portugal», relata

 
El Tour del Porvenir ha sido la última carrera que ha corrido Garikoitz Bravo (Lazkao, 22 años) en 2011, en su segunda temporada en el campo profesional, en la que ha dado un salto importante en su incipiente carrera.
El corredor de Caja Rural ha tocado podio en varias pruebas, en las que ha ganado diversas clasificaciones, la última de ellas la montaña en el Tour del Porvenir. Un triunfo de nivel internacional.
Tuvo que pelear desde el principio con el colombiano John Esteban Chaves, que ha sido el vencedor final de la prueba: «Me metí desde la segunda etapa a sumar puntos. Mi idea era quedar lo más arriba posible en la general, pero José Luis de Santos, el seleccionador, prefería buscar victorias de etapa. Me enganché en una fuga y sumé puntos. Me salió bien. Chaves también iba a por esa clasificación hasta que se colocó bien en la general y se dedicó a ella. Me dejó a mí más tranquilo», explica Gari.
El colombiano pesa 52 kilos y sube con mucha facilidad. Bravo tuvo que pelear esa clasificación hasta la última etapa, en la que sumó los puntos necesarios para poder ganar: «Todos los días he tenido que moverme para sumar puntos».
Fue a Francia con la idea de conseguir un maillot, ganar algo para dedicárselo a su tío Alfonso, que sufrió un grave accidente cuando volvía de la Vuelta a Portugal: «Yo iba a venir con él en el coche y al final me volví con el equipo. Pillaron mi tía y él una pieza de camión en la carretera y volcaron. Todavía está en el hospital».
Va a colocar el maillot de lunares en un cuadro y se lo va a llevar: «La verdad es que me pasé muchos días de visita en el hospital hasta que le dije que si quería llegar bien al Tour del Porvenir tenía que dejar de ir a verle».
Ayer volvió. Garikoitz quiere agradecer el comportamiento que han tenido con él en Caja Rural, «Juanma Hernández y Mikel Azparren, que me apoyaron en todo momento. No lo pasé muy bien». No pudo saborear mucho el maillot de mejor joven que había logrado en la Vuelta a Portugal.
Diferencia de horas
«Desde el segundo día el equipo trabajó para mí en Portugal y eso me animó. Me como mucho la cabeza y en Portugal me di cuenta que puedo ser corredor. Acabé en decimotercer lugar en la general. La diferencia entre Portugal y el Tour del Porvenir es que en la primera las etapas eran de cinco o seis horas. En Francia duraban tres y media, aunque el nivel de corredores era alto».
Habla de mentalidad, de lo mal que lo pasó en «la penúltima etapa de Portugal. Si no es por el equipo, me tumban. Había que subir un puerto que no se acababa nunca».
Está contento con la temporada que ha realizado. Se le nota más hecho, más formado físicamente: «He corrido una prueba de once días y me he sentido bien. En Francia, también he andado a gusto. Habré corrido unos 60 días».
Ha ganado las metas volantes en Llodio, la clasificación combinada en La Rioja, la montaña en Ordizia, más los maillots del Tour del Porvenir y de Portugal.
En su primera temporada su mejor logro fueron las metas volantes en Ordizia y el undécimo puesto en esa prueba. El cambio ha sido importante. «El primer año corrí 45 días, que está bastante bien».
Cogerá vacaciones, pero no dejará de hacer deporte: «Igual este año me voy a algún sitio. No lo sé. Si no, cogeré la mountain-bike y me iré al monte. También me gusta mucho andar solo, seis o siete horas por Larraitz, Aizkorri... Voy con una perra, Ikatz, que está acostumbrada a correr pruebas populares con mi padre, de seis a diez kilómetros».
Le ha costado ir haciéndose a la categoría: «En juveniles y en aficionados subía y contrarrelojeaba bien. En profesionales no hacía nada bien. En la Vuelta al País Vasco, el ritmo me mató. Hasta Portugal no pensaba que podía ser profesional». Allí cogió moral para hacer un buen final de temporada.
La Vuelta al País Vasco
Cuando subió a profesionales le gustaban las pruebas de un día, «y ahora me adapto bien a las de más etapas. No sé. Lo único que quiero es mejorar todo lo que pueda, aprender. En 2012 me gustaría hacer una buena Vuelta al País Vasco. ¿La Vuelta a España? Ya me gustaría correrla, pero no será fácil. Ya puestos, me gustaría probar en una prueba de tres semanas, a ver cómo me defiendo».
Compaginó durante muchos años ciclo-cross, carretera, pista y mountain-bike: «Lo que más me gustaba eran el ciclo-cross y la mountain-bike. Cuando me he centrado en la carretera, también me ha gustado. Lo que me apasiona es la bicicleta». En cadetes de primer año corrió su primera carrera de ciclo-cross en Idiazabal y fue cuarto. En la segunda, en Ispaster, finalizó tercero.
Es unos meses mayor que Peter Sagan y el eslovaco es físicamente muchomás grande que él: «Corrí con el en juveniles, en ciclo-cross. Ganó en Igorre y yo fui segundo. También ganó en Asteasu y en Ispaster. Lo que no me imaginaba es que fuese a andar tanto en carretera». Ves a Sagan y ves a Garikoitz, y el eslovaco parece el doble físicamente, es mucho más ancho. Es como si se hubiese desarrollado mucho antes.