Gari Bravo

Entrevista en el Diario Vasco de Benito Urraburu a Gari Bravo, mejor joven de la Volta Portugal

Gari Bravo ilusiona en Portugal


El lazkaotarra de Caja Rural, decimoquinto en la general, ha sido el mejor joven


«Llegué a la Vuelta a Portugal con un poco de miedo, de respeto, porque era la primera vez que iba a correr una prueba de once días, en una carrera muy dura que ha tenido etapas de 220 kilómetros. La más corta ha sido de 150 kilómetros. Ha habido mucha montaña y me decían que se iba muy rápido».


A Gari Bravo (22 años, Lazkao) se le nota contento después de ser el mejor joven en la ronda portuguesa, además de acabar decimoquinto en la general final. Ha conseguido dar la vuelta a una temporada que no comenzó muy bien para él en su segunda campaña en el mundo profesional.

«En la primera llegada en alto que había en la prueba, en la tercera etapa, me metí en el grupo de cabeza y eso me dio mucha moral. Me vi delante. Allí me coloqué bien en la clasificación de jóvenes y desde entonces el equipo me ha apoyado a tope. Tener que defender un maillot te permite ver la carrera de otra forma», explica después de subir al podio final.

El corredor de Caja Rural ha conservado ese primer puesto ante rivales más experimentados que él en una Vuelta a Portugal que siempre resulta dura puesto que los equipos portugueses centran en ella toda la temporada.

«La carrera se me ha hecho dura. Todo el equipo me ha apoyado mucho. Me daba respeto la contrarreloj y le metí más tiempo a Bruno Silva, casi un minuto. En la última llegada en alto, con 30 kilómetros de subida, lo pasé mal, pero mis compañeros me metieron delante. Esta Vuelta a Portugal ha sido muy importante para mí. He notado una gran mejoría, que voy a más, y eso da ánimos. Tener el maillot me ha dado mucha moral»

Gari lleva una buena progresión. En su primer año en Caja Rural, en categoría Continental, fue de menos a más. Ganó las metas volantes en Ordizia y fue undécimo en L'Emporda. Ha compaginado durante sus años de formación pista, ciclo-cross y carretera. Llegó a correr un mundial de ciclo-cross cuando era juvenil.

«Noto que voy mejorando»

«Me he metido en cinco o seis escapadas en lo que llevamos de temporada. Voy consiguiendo victorias en algunas clasificaciones. La más importante es la de Portugal, pero también he ganado las metas volantes en Laudio, la combinada en la Rioja y la montaña en Ordizia», comenta.

«Son pasos que he ido dando, pero lo de Portugal ha sido distinto. Además he terminado entre los quince mejores en la general final. No puedo pedir más a la temporada que llevo. Noto que voy mejorando mucho».

Gari Bravo se decantó por la bicicleta, aunque también se defendía bien en las carreras a pie, donde competía junto a su padre Clemente, un habitual en las carreras populares. También ha corrido duatlones. Le gustan la pelota y el monte. Se defiende en las subidas y también en las cronos. Ha sido campeón de Euskadi y Gipuzkoa de contrarreloj.

«En la contrarreloj de Portugal me encontré a gusto. Le tenía mucho respeto. No sabes cómo vas a ir recuperando de un día a otro. Noto que he madurado. He aprendido a correr en cabeza, a estar atento en carrera. Ha sido una buena experiencia».

Corredor impetuoso, autor de ataques descontrolados en sus años de juvenil y aficionado, poco a poco va centrándose en el mundo profesional. Terminar una carrera como la Vuelta a Portugal será importante para su futuro.

«He notado una gran mejoría de mi primera temporada a ésta». Le gustaría hacerse un hueco en la selección española que va a correr el Tour del Porvenir: «Estuve con la selección en la Vuelta a Madrid y José Luis de Santos me dijo que entre la Vuelta a Burgos y Portugal se haría la selección. Espero que me haga un hueco. Me hace mucha ilusión poder correr esa prueba. He terminado bastante bien en Portugal, tengo chispa y me gustaría ir al Tour del Porvenir».

Gari acumula alrededor de 50 días de competición, lo que está muy bien para su segundo año como profesional, el primero en un equipo Continental Profesional: «He corrido pruebas buenas como la Vuelta al País Vasco o Portugal y es en esas pruebas donde te vas haciendo ciclista. Estoy contento con el calendario que he tenido y por cómo me han ido las cosas».

Equipo en progresión

A Caja Rural, que no correrá la Vuelta a España y que ha ganado también la montaña de la prueba portuguesa con Fabrizio Ferrari, la temporada le está cundiendo mucho.

La formación en la que figura como director técnico otro guipuzcoano, Mikel Azparren, ha dado un cambio importante, ha evolucionado y pretende seguir mejorando en el futuro.

Ganadores de la etapa reina y de la general final de la Vuelta a Asturias con Javier Moreno, de la montaña en la Clásica de San Sebastián con Julián Sánchez Pimienta, que fue también dos días líder en la Volta a Catalunya, Caja Rural ha compaginado a corredores veteranos con jóvenes valores.

Esa mezcla se ha notado en la progresión del equipo, que para 2012 quiere seguir afianzándose y mantener la base de lo que ya tiene, además de progresar en otras aspectos.

Dos de sus corredores han subido al podio final de la Vuelta a Portugal y eso es algo que hay que valorar. El equipo lo ha dirigido otro guipuzcoano, Eugenio Goikoetxea, en una Vuelta a Portugal cuya última etapa ganó ayer el italiano Francesco Gavazzi (Lampre).

El vencedor final ha sido Ricardo Mestre (Tavira), por delante de André Cardoso (Tavira), a 1:30. Gari Bravo ha finalizado a 13:03, entre los quince mejores. Con 22 años no está nada mal.